Preguntas Frecuentes

A continuación encontrará algunas de las preguntas más comunes con respecto a un TAC. En caso de dudas o consultas puede contactarnos sin compromiso alguno.

  • ¿Qué es un tac?

    Tomografía axial computarizada (TAC)
    Una Tomografía Axial Computarizada, TAC o escáner es un procedimiento de diagnóstico médico que utiliza rayos X con un sistema informático que procesa las imágenes y que permite obtener imágenes radiográficas en secciones progresivas de la zona del organismos estudiada, y si es necesario, imágenes tridimensionales de los órganos o estructuras orgánicas. Mediante el TAC obtenemos imágenes de secciones perpendiculares del organismo.

  • ¿Para qué se indica?

    Las imágenes del TAC permiten analizar las estructuras internas de las distintas partes del organismo, lo cual facilita el diagnóstico de fracturas, hemorragias internas, tumores o infecciones en los distintos órganos. Así mismo permite conocer la morfología de la médula espinal y de los discos intervertebrales (tumores o derrames en el canal medular, hernias discales, etc.), o medir la densidad ósea (osteoporosis).

    En determinados casos puede ser necesario utilizar el medio de contraste que inyectado o tomado facilita el diagnóstico.

    La realización de un TAC es una prueba no dolorosa y que ofrece imágenes de gran calidad y precisión.

  • ¿Cómo se realiza?

    El TAC se realiza con el paciente acostado en una camilla que se desplaza mecánicamente, que se hace pasar por el tomógrafo en forma de un aro que rodea al paciente y la camilla y que va realizando las radiografías. El proceso dura pocos minutos y en dependencia del órgano estudiado, puede realizarse con contraste inyectado, o administrado vía oral, que permite distinguir con mayor nitidez los tejidos y órganos.

    El paciente debe mantenerse relajado y sin realizar movimientos. Se mantiene en contacto con el equipo técnico que está en una sala próxima viendo al paciente y a las imágenes, que se comunica con el paciente por un sistema de megafonía, y que le indica cuando respirar o retener la respiración en el caso de tomografías abdominales o de tórax. Depende del órgano estudiado, y especialmente si es necesario utilizar contraste puede requerirse el ayuno de unas horas antes de la realización del TAC.

    Deben retirarse las joyas y elementos metálicos, requiriendo la utilización de batas que eviten las interferencias en el proceso de realización de la Tomografía. Siempre debe de informarse al equipo médico de los antecedentes de alergia al medio de contraste u otras alergias.

    La realización del TAC ha mejorado notablemente la capacidad médica para realizar el diagnóstico de lesiones internas, cánceres, derrames, rompimiento de órganos, en especial tras accidentes, en caso de lesiones tumorales o vasculares.

  • ¿Qué riesgos conlleva?

    El TAC se realiza con el paciente acostado en una camilla que se desplaza mecánicamente, que se hace pasar por el tomógrafo en forma de un aro que rodea al paciente y la camilla y que va realizando las radiografías. El proceso dura pocos minutos y en dependencia del órgano estudiado, puede realizarse con contraste inyectado, o administrado vía oral, que permite distinguir con mayor nitidez los tejidos y órganos.

    El medio de contraste es muy esencial en este tipo de estudios lo único es que no solo beneficios nos trae la suministración del medio de contraste, ya que en algunos pacientes pueden llegar a causar reacciones adversas ya que presentan reacción alérgica y existen tres tipos que podrían ser:

    · Leves: Son las más frecuentes, con el 99 % del total de las reacciones. Incluyen síntomas tales como nauseas, calor generalizado, enrojecimiento de la cara. No necesitan tratamiento, y ceden espontáneamente en pocos minutos.

    · Moderadas: Significan el 1 % del total de las reacciones adversas. Se presentan como urticaria difusa, edema, bronco espasmo leve y vómitos, requieren tratamiento en la Sala de Rayos. La flebitis química, común a cualquier inyección endovenoso, se considera en este grupo, pero es de aparición tardía.

    · Graves: Se trata de urticaria generalizada, edema de laringe, Hipotensión, bronco espasmo o shock. Pueden aparecer en aproximadamente el 0.1 % del total de las reacciones y necesitan internación. Eventualmente pueden llevar a la muerte por insuficiencia cardio-respiratoria o daño neurológico irreversible por hipotensión e hipoxia.

    Como en el resto de procedimientos diagnósticos que utilizan rayos X debe ser evitada su realización en la mujer embarazada, por el riesgo de afectación del feto, especialmente en el primer trimestre de embarazo.

  • ¿En qué casos se realiza un TAC o TC?

    Los motivos más frecuentes por los que se puede solicitar la realización de un TAC o tomografía computarizada son los siguientes:

    · En caso de un traumatismo para detectar hemorragias, lesiones de los órogamos internos o fracturas.
    · Para diagnosticar tumores y ver su posible extensión.
    · Para estudiar patologías de la médula espinal o de la columna vertebral.
    · Para diagnosticar algunas infecciones.
    · Para guiar algunas intervenciones como la toma de biopsias o el drenaje de abscesos.

    En muchas ocasiones, es necesario administrar un líquido llamado contraste, que suele ser un compuesto de yodo, y que resalta en las imágenes que se obtienen con la TAC, lo que facilita la interpretación de la prueba. Este medio de contraste suele administrarse vía intravenosa, aunque también puede administrase vía oral o, raras veces, por otras vías.

  • Preparación previa para un TAC

    Si van a realizarte un TAC estas son las cuestiones que debes prever con antelación: Duración: la prueba se realiza en unos pocos minutos. Lo que lleva más tiempo es desvestirse y coger una vía venosa cuando hace falta la administración de contraste intravenoso. Si se realiza una intervención como una toma de biopsias o el drenaje de un absceso puede durar algo más.

    Ingreso: la prueba se puede hacer de forma ambulatoria.
    ¿Es necesario ir acompañado?: no hace falta ir acompañado, aunque puede ser de ayuda si le hace sentirse máss relatado.
    Medicamentos: no es necesario tomar ningún medicamento previo.
    Comida: aunque depende del órgano que se va a estudiar, en general es necesario ir en ayunas por si le administran un contraste.
    Ropa: puede llevar la ropa que desee, pero conviene que sea fácil de quitar. No conviene llevar objetos metálicos (pendientes, pulseras, etcétera), pues le solicitarán que los retire durante la prueba.
    Documentos: debe llevar el consentimiento informado, que es un papel donde le explican en qué consiste la prueba y sus posibles riesgos. Debe leerlo atentamente y llevarlo firmado. Ha de llevar el volante de solicitud de la prueba.

    Otras consideraciones
    El uso de un medicamento antidiabético llamado metformina puede asociarse a efectos secundarios muy graves cuando se administra junto con contraste intravenoso. Por ello, en algunos pacientes, especialmente en aquellos con enfermedades renales, cardiacas o hepáticas, conviene suspender la metformina antes de realizar un TAC con contraste y puede ser necesario controlar la función renal antes de reintroducirlo. Hay que advertir al técnico la posibilidad de tener alergia al yodo o a los contrastes yodados, pues supone una contraindicación para la realización de un TAC con contraste Conviene no hacer ejercicio inmediatamente antes de la prueba y estar lo más relajado posible, pues cualquier movimiento puede alterar el resultado

  • Contraindicaciones del TAC

    No se debe someter a un TAC en los siguientes casos: Si se tiene alergia al yodo o a medios de contraste se puede realizar la prueba, pero evitando la administración de contraste.
    El uso de contraste por vía oral está contraindicado en casos de sospecha de perforación del tubo digestivo y antes de la realización de una endoscopia digestiva o una cirugía que incluya el tubo digestivo.
    El uso de contraste intravenoso está contraindicado si existe una enfermedad renal o cardiaca grave y en algunos tumores como el feocromocitoma o el mieloma. También está contraindicado en el casos de algunas enfermedades del tiroides, ya que el yodo que lleva el contraste puede resultar nocivo para el tiroides.
    El embarazo es una contraindicación de la prueba, con o sin contraste.
    El TAC durante el embarazo y la lactancia

    El TAC debe evitarse en el embarazo, especialmente durante el primer trimestre, por el riesgo de radiación al feto. La lactancia en general no contraindica la realización de la prueba, incluso si se administra contraste intravenosos. La cantidad de contraste que se puede excretar por la leche es menor al 1% de lo administrado y la cantidad que absorbe el bebé por el intestino es menor del 1% de lo que ingiera. Por ello, la cantidad que puede llegar al bebé es tan pequeña que no se recomienda detener la lactancia para realizar un TAC con contraste. Sin embargo, aquellas madres que estén preocupadas por el mínimo riesgo que pueda tener sobre su hijo esta mínima exposición al contraste, pueden evitar la lactancia durante las 24 horas siguientes a la realización del procedimiento. Este es el tiempo que se tarda en eliminar todo el contraste de la sangre de la madre. Durante estas 24 horas la madre puede sacarse la leche por medio de una bomba y desecharla. En previsión de este periodo en el que no se va a dar de mamar, la madre puede sacarse leche antes de la prueba y almacenar la cantidad suficiente como para cubrir las necesidades del niñoo durante 24 horas.

  • Procedimiento: ¿Cómo se realiza un TAC?

    El aparato en el que se realiza un TAC, llamado tomógrafo o escáner, tiene forma de donut y en su interior se mueve una camilla que es donde se tumba el paciente, habitualmente boca arriba. La camilla se mueve por dentro del agujero del tomógrafo durante unos segundos y en ese momento se van realizando múltiples radiografías. A diferencia de la resonancia magnética, esta prueba no suele causar claustrofobia, pues el paciente no permanece dentro de un sitio cerrado. Tampoco se oyen ruidos molestos.
    En general, es necesario cambiarse la ropa por una bata de hospital. Si se realiza un TAC craneal no suele ser necesario cambiarse de ropa. Le harán quitarse todos los objetos metálicos pues interfieren en las imágenes radiográficas.
    En caso de que se administre contraste vía oral se le dará a beber previamente a la prueba una especie de papilla que contiene bario. Si el contraste es vía intravenosa le cogerán una vía venosa en el brazo y le introducirán el contraste por allí instantes antes de la toma de las imágenes.
    Durante el procedimiento, un técnico le estará vigilando a través de un cristal desde una sala anexa y le indicará que no se mueva. A veces también le puede decir que no respire durante algunos segundos. Al acabar la prueba, si le han administrado contraste, le pueden decir que espere unos minutos en una sala anexa por si apareciera una reacción alérgica.
    La TAC es una prueba muy segura. La reacción más grave puede ser una alergia al contraste oral u intravenoso. Los síntomas de esta alergia pueden ir desde una sensación de calor y la aparición de una erupción cutánea, hasta una reacción alérgica muy grave llamada shock anafiláctico. Pero tranquilo, siempre habrá un sanitario a cargo para solventar estas infrecuentes eventualidades. La alergia se suele dar inmediatamente tras la administración de contraste. Sin embargo, muy raras veces, puede aparecer alergia horas después de la administración del contraste, originando picor, dificultad para tragar o para respirar. En tal caso debe contactar urgentemente con algún médico.
    El contraste intravenosos a veces da cierto calor al entrar en el cuerpo a través de la vena. En caso de que se salga de la vena durante su introducción puede producir reacciones inflamatorias locales.
    El contraste intravenoso en raras ocasiones puede producir insuficiencia renal. Esto era más frecuente en el pasado con medios de contraste que ya no se utilizan. Por otro lado, la dosis de radiación que se recibe en un TAC es muy pequeña y no produce efectos secundarios.

  • Resultados de un TAC

    Las imágenes obtenidas por el tomógrafo se pueden ver inmediatamente. Sin embargo, su interpretación requiere mucha especialización y es llevada a cabo por médicos radiólogos. Este especialista hará un informe escrito que le entregarán a los pocos días de la realización de la prueba junto con las imágenes radiográficas obtenidas.
    El informe del resultado incluirá datos sobre la técnica utilizada, si fue necesario el uso de contraste y los hallazgos encontrados. El tipo de hallazgo puede variar mucho dependiendo de la patología y del órgano estudiado. Muchas veces se pueden encontrar tumores benignos o malignos, signos indicativos de diversas infecciones como abscesos o cavidades en algún órgano, o patología en los huesos, como fracturas o malformaciones. En relación a los vasos que riegan los distintos órganos, se pueden encontrar trombos, infartos vasculares (debido a la obstrucción de una arteria) o hemorragias. Muchas veces es necesario repetir la prueba para ver como evolucionan las distintas lesiones ya sea de forma espontánea o con algún tratamiento.
    Conviene acudir a recoger el resultado y no asumir que todo está normal porque no se le entregan los resultados en unas pocas semanas. El médico que le ha pedido la prueba le dará los resultados y le indicará a necesidad de hacer otras exploraciones complementarias o algún tratamiento.